Todas las actividades están enfocadas al bienestar de nuestros residentes. Trabajamos tanto los aspectos lúdicos como las competencias psíquicas y físicas.
Por ello hemos diseñado unos Programas de Salud con periodicidad trimestral mediante los cuales contribuimos al bienestar del residente y a damos un valor añadido a nuestro trabajo de cuidado del mayor. Entre otros, los programas que trabajamos son:

  • Densitometrías óseas.  Control de osteoporosis mediante densitómetro de tobillo. Se realiza un informe por residente que se entrega tanto a sus familiares y queda también en posesión del personal sanitario de Monte Sión para tomar las medidas oportunas.
  • Estudio de piel y cabello. Mediante un especialista dermocosmético realizamos pruebas para detectar problemas potenciales y posibles tratamientos antienvejecimiento preventivos. Ser mayor no implica tener una piel y un cabello bonitos.
  • Programa HTA, COLESTROL Y GLUCOSA. Mediante aparatos específicos realizamos un control de hipertensión, colesterol y glucosa, emitiendo un informe a los familiares del residente. Este programa es muy importante pues nos permite un control general de la salud interna de nuestros mayores.
  • Programa de ASMA. Evaluamos si el residente presenta signos asmáticos y lo adjuntamos a su medicación tanto oral como inhalada para revisión por parte de servicios médicos del centro.
  • Programa de PIES y UÑAS. Un podólogo valorará las afecciones frecuentes articulares, neurológicas y dermatológicas de pies y uñas. Indicará al residente sus problemas más comunes en dismetrías de sus pies y lo aconsejará sobre el cuidado básico de los mismos.

 

ESPECIAL ATENCIÓN A LAS DEMENCIAS

Aunque en ocasiones podríamos pensar que muchas personas con demencia ya “no pueden hacer nada”, existen muchas actividades pensadas para ellos.
Cuando nos visitan familiares de pacientes con Alzheimer siempre preguntamos sobre qué le gustaba o prefería antes de sufrir la demencia. Como la memoria se pierde “de fuera hacia dentro”, algunas personas no son capaces de recordar que han desayunado pero disfrutan mucho escuchando una música de cuando eran niños o viendo objetos que les eran familiares durante la juventud. Por eso, en el Centro de Mayores Monte Sión  preguntamos mucho y redactamos un documento que se llama “historia de vida” con los aspectos más relevantes que les sirve para que el residente pueda vivir mejor en el centro.
La demencia no es igual en cada persona por lo que no todas las residencias son igual de buenas para todos. La clave está en elegir bien.